Un Cambio Más

Un cambio más. Se han vertido miles de millones de letras sobre el tema del cambio, entonces pondremos unos terabytes más en esta montaña de caracteres. Y parándonos en el terreno de la conciencia, diremos que lo que estamos pretendiendo es precisamente, ensanchar o ampliar "nuestra conciencia". Así entrecomillado para implicar que como el chiste de la monjita, dijo que todos. Si todos necesitamos alumbrar nuestro ser en las trayectorias o huellas que vamos dejando tanto en nuestra inmediatez como en la vida y circunstancias que nos rodean. El cambio y la conciencia son una antigua pareja que hoy en día vive en muchos nuevos espacios, como los libros de auto superación (industria de miles de millones de dólares), espacios de aprendizaje que van desde cursos y talleres hasta congresos y eventos masivos que fusionan la diversidad en distintos temas para enfocarlos en dos o tres puntos que están "calientitos" para la gran sociedad hambrienta de resonar.

El cambio nos vive, solo que nuestras propias vacunadas que hemos refinado nos mantienen alejados, aunque en muchos casos estamos encima de ellos. Y en muchas ocasiones, por no decir que siempre buscamos y buscamos, solo que como el cuento de Nasrudin cuando extravió sus llaves y las buscaba solo donde había iluminación. A la par de Nasrudin nosotros buscamos los cambios, las dudas, los cuestionamientos, las respuestas y en automático nos enfocamos hacia el exterior, sin siquiera considera que un poco de meditación, de una introspección, bueno vamos al menos un breve espacio como la canción para acompañados de alguna bebida espirituosa podamos dialogar en la modalidad "intra" y así buscar y rebotar preguntas, planteamientos, respuestas, prejuicios, con nosotros mismos.

Algunos místicos, algunos estudiosos, algunos creyentes, algunos atrevidos a denominarse humanistas han planteado que la verdadera sabiduría es interna, que cargamos el conocimiento de la humanidad en nuestro adn, en los registros akasicos. Mandela en su escrito Mi mas profundo temor, nos recuerda que a quién mas le tememos no es algún ser horripilante y come hombres, sino a … nosotros mismos. Sorprendente que su inspiración muy seguramente fue en su tiempo en prisión, ¿habrá tenido tiempo suficiente para reflexionar, para observar la vida?

Reflexión: ¿De qué manera podemos afinar la observación y escucha de nuestros propios comportamientos para así incrementar nuestra conciencia?


My Selft as Instrument - A Cornerstone for the Future of OD

"If we aspire to both the labels and the roles of helper, counsellor, adviser and supporter, using ourselves as key instruments, we must undertake a process of life-long discovery and of owning and refining our instrumentality."

WARNER BURKE (1994) asserted that, "OD as a field has a bright future ... The point is that OD, or what- ever it may be labelled in the distant future, is here to stay."

Such a positive assertion of OD requires its torchbearerswe, OD practitioners—to affirm our passion for OD, our commitment to developing our consulting repertoire, and our desire to continually develop our competencies. I believe among the many competencies required of us, the use of self as an instrument is at the heart of our uniqueness and effectiveness.

This paper aims to demonstrate the importance for OD consultants of establishing effective relationships with clients and the use of self as an instrument, or instrumentality, in the work. The article builds upon the definitions of instrumentality developed by Warner Burke and Edwin Nevis in exploring key practices in owning and refining the use of self in our work.

The premise underlying my approach is that OD consulting necessitates a high degree of self-knowledge and personal development that must engage OD practitioners throughout their professional lives.

Descargar artículo completo: MY_Self_as_Instrument_Article_6-2.01.pdf (PDF)